Spread the love

El 3 de marzo del 2020, el MINSAL registró el primer caso de COVID-19 en el país. Algo que veíamos muy lejano, finalmente llegó a Chile, cambiando radicalmente nuestra vida cotidiana y nuestra forma de relacionarnos. Una de sus principales consecuencias se ha experimentado en el mundo laboral, con una adaptación forzosa y vertiginosa al teletrabajo, dado el contexto sanitario. Así lo resume muy bien esta imagen de la directora de investigación del Centro para la Ciencia y la Democracia de EEUU, Gretchen Goldman:

Quien se hizo viral al publicar una foto con la frase “Sólo para ser honesta” mostrando la realidad de muchas personas alrededor del mundo en esta modalidad de trabajo.

A un año de dicho evento, en este artículo examinamos los principales insights que nos ha dejado el ejercicio prolongado del teletrabajo. No solo en nuestro país, sino a nivel latinoamericano, basándonos en los diferentes estudios que el Observatorio del Teletrabajo. El cual Brinca ha realizado junto a sus partners: Krino (Chile), FutureLab (Perú), Sofía Botero: Cooperación, Desarrollo y Gestión (Colombia) y Estay Consulting (Ecuador). Estudios que no solo analizan el teletrabajo desde el punto de vista de la productividad, sino que también, desde las emociones.

¿Qué dice la evidencia comparada en Latinoamérica?

1. No estábamos preparados antes de la pandemia.

No estábamos preparados antes de la pandemia.
Gráfico 1

Tanto en Chile, Perú como en Ecuador, menos de un 26% de las personas ejercían el teletrabajo con frecuencia antes del COVID-19, lo que indica su baja penetración voluntaria en las empresas. Sin embargo, esta situación cambió radicalmente con la pandemia, haciendo que en países como Colombia, actualmente más de un 60% de las personas encuestadas tengan la posibilidad de teletrabajar y, que en promedio un 80% de los participantes de los distintos países declararan que se produjeron cambios en el ritmo de trabajo remoto de sus empresas en distintos niveles de cargo1.

2. El teletrabajo aumenta la productividad, pero dificulta la conciliación entre vida laboral y familiar.

Gráfico 2

A nivel latinoamericano valoramos positivamente el trabajo remoto en su capacidad para aumentar la productividad. No obstante, las percepciones sobre la capacidad de esta práctica para conciliar el mundo familiar y laboral son más bajas. Esto se ve especialmente en Ecuador, donde esta última no supera el 50% de las menciones “De acuerdo” y “Muy de acuerdo”.

3. Los quehaceres domésticos y la conexión a internet son las principales dificultades del teletrabajo en Latinoamérica.

Gráfico 3

A nivel latinoamericano, el problema más mencionado han sido los quehaceres domésticos, luego los problemas de internet, y finalmente, la falta de un espacio para trabajar tranquilo, entre otros. El primero de ellos es el principal problema para chilenos y ecuatorianos (en los cuatro países fue más mencionado por mujeres que por hombres), mientras que el segundo es el principal para los peruanos y colombianos. Lo anterior, refleja que aún tenemos que avanzar en materias de corresponsabilidad de las tareas domésticas, robustecer nuestra conectividad a internet, y mejorar la habitabilidad de las personas, para que puedan realizar cómodamente sus tareas durante el trabajo remoto prolongado.

4. La adaptación rápida y forzosa del teletrabajo en pandemia ha impactado negativamente las emociones de los colaboradores.

Gráfico 4

El contexto global está desafiando el bienestar emocional de las personas. Así, en busca de un entendimiento más profundo de este fenómeno, nuestros estudios se han concentrado en analizar sus emociones generando el indicador “NPS del Teletrabajo” el cual revela la disposición emocional de los colaboradores a adoptar el teletrabajo positivamente, tras extraer la diferencia neta entre emociones básicas placenteras (Felicidad, Anticipación, Confianza, Sorpresa) y emociones básicas displacenteras (Miedo, Ira, Disgusto, Tristeza), a través de algoritmos de IA que codifican las respuestas de los estados emocionales de los encuestados2.

A nivel regional, se observa un NPS promedio de 29% que puede interpretarse como bajo: si bien, algunas de percepciones sobre el teletrabajo son muy positivas, coexisten con una implementación forzosa y disruptiva de esta modalidad laboral, revelando nuestra poca preparación en américa del sur, y generando emociones confusas y displacenteras, especialmente miedo y tristeza. 

Ahora bien, a nivel nacional, vemos que Colombia es el país con el NPS más alto (35%) lo cual es coincidente con los altos índices de felicidad que esta nación ha reportado durante los últimos años en distintas mediciones. Por su parte, Chile y Ecuador tienen resultados casi idénticos (28% y 27%, respectivamente), mientras que Perú es el país que muestra el NPS más bajo (25%).

Segmentando el NPS por industrias, destacan los siguientes resultados:

Gráfico 5

Nuevas tendencias en teletrabajo: rediseño de oficinas, salir de las grandes ciudades, modelos híbridos y metodologías ágiles.

1. Implementación de modelos híbridos.

Cada vez más empresas (sobre todo tecnológicas) están contemplando adoptar permanentemente el teletrabajo o bajo modalidades híbridas. Este año, por ejemplo, la empresa de streaming, Spotify, lanzó su modelo “Trabaja donde quieras”, el cual, como su nombre lo dice, va a permitir a sus empleados elegir si quieren estar en la oficina a tiempo completo, estar en casa a tiempo completo o una combinación de los dos. Y no solo esto, la compañía sueca también va a dar mayor flexibilidad al momento de elegir la ciudad o país en el cual se quiera trabajar, ofreciendo además espacios de colaboración para aquellos empleados que eligen trabajar de forma remota, pero que aún desean un espacio de trabajo dedicado.

En Chile no estamos tan alejados de esta tendencia, dado que según un estudio realizado por Randstad a más de 400 firmas, 75% de las empresas afirma que mantendrá alguna versión de esta modalidad tras la pandemia, ya sea completa o mixta. Por su parte, en una encuesta realizada en junio del 2020 por Everis Chile, se registró que un 28% de las empresas interesadas en mantener el teletrabajo no conoce o se encuentra poco y nada preparada para cumplir con las normas de la ley de teletrabajo (2%), especialmente, entre los rubros de transporte y seguros, como también las empresas de menos de 500 empleados. ¿Cuál crees que será el modelo que adopte la empresa en la que trabajas durante el 2021?

2. Desarrollo de cultura remota y nuevas metodologías.

Construir y mantener el clima y cultura laboral en un contexto de teletrabajo es uno de los principales desafíos a los que nos veremos enfrentados el 2021. Según una encuesta de Glassdoor, el 56% de los empleados considera que una buena cultura laboral es más importante que el salario. Uno de los grandes desafíos para los CEO’s y las áreas de Recursos Humanos y Desarrollo Organizacional es traspasar esta mezcla de valores, objetivos, formas de hacer las cosas, visión, entre otros, en un ambiente donde todos están dispersos.

En esa línea, un mayor número de empresas van a generar diferentes instancias y actividades, como por ejemplo; newsletter, canales de ocio en Slack, happy hours y scape rooms virtuales, para transmitir y reforzar sus valores y creencias a sus colaboradores. Asimismo, se implementarán diferentes metodologías o frameworks que permitan trabajar de una forma más ágil y coordinada, tales como los OKR’S, Agile, Lean, Design Sprint, no limitándose solamente a las áreas de desarrollo que están más acostumbradas a trabajar en estas metodologías.

¿Cómo?

  1. Presentas e introduces a un nuevo miembro a tu equipo.
  2. Evitas el Burn-Out de los colaboradores.
  3. Alinear los objetivos y visión de las áreas.

Son preguntas cruciales que tendrás que resolver este y los próximos años.

3. Resideño de oficinas.

Las oficinas perderán su centralidad como espacio de trabajo, enfocándose en la ejecución de reuniones importantes que optimizan la alineación, la innovación y la construcción de la cultura organizacional. Para esto, lo más probable es que empresas, sobre todo pequeñas y medianas, estén repensando sus presupuestos de mantención y compra de espacios físicos de trabajo para invertir más en herramientas y aplicaciones que permitan un teletrabajo efectivo.

Este panorama no debe ser el mejor para la persona encargada de finanzas con todos estos activos fijos ¡“parados”! Frente a esto, ¿cómo crees que van a ser las oficinas y sistemas de transporte del futuro?

Salir de las grandes ciudades.

Todo indica que el santificado e icónico garage de Silicon Valley, donde nacen las StartUps que cambian el mundo, pasarán a ser simples escritorios, co-works, una playa, etc. La pandemia nos ha enseñado que el teletrabajo es posible prácticamente desde cualquier parte del mundo solamente con un computador e internet. Si antes el fenómeno de la migración campo-ciudad llevó la delantera, la alta congestión vehicular, la contaminación acústica, atmosférica, los altos precios de las viviendas, sumado al fenómeno de “trabajar donde sea”, ha llevado a muchas personas a preguntarse ¿por qué vivo en la capital? De hecho, el precio de los arriendos en San Francisco (USA), ha caído considerablemente debido a que las personas se están trasladando a las afueras de la ciudad.

Fuente: Zumper.com

Nuestro país no está ajeno a esto. Al parecer, la llamada segunda vivienda va a pasar a ser la primera. Es más, según datos de Crece Inmobiliario, sus cotizaciones han aumentado en un 40% en octubre de 2020 comparado con octubre de 2019, debido a 2 factores: usarlas para vacacionar, con opción para arrendarlas; y pasar cuarentenas en un espacio más amplio. Pero esto no hubiera sido posible si es que tenemos que ir a nuestro trabajo de forma presencial día a día.

¡Entérate de más información!, ingresa a nuestro sitio para descargar el estudio completo:


1 Los estudios se hicieron en fechas distintas entre los países. El reporte chileno se generó a un mes del inicio de la pandemia, mientras que los demás se hicieron en fechas posteriores, siendo el más reciente, el caso peruano, el cual finalizó su terreno en noviembre de 2020.

2 Para más información descargar el estudio de teletrabajo y emociones.