Spread the love

En agosto próximo lanzarán su OTEC para complementar el servicio de transformación digital. El último trimestre llegarán con el “Ranking C3 de Creatividad e Innovación” a Ecuador y en 2022 iniciarán operaciones en México y Argentina.

Los últimos años han sido solo de crecimiento y creación de nuevos productos para la consultora Brinca especializada en innovación y transformación digital y fundada por tres sociólogos de la Universidad de Chile en 2010. Tras ir ampliando su gama de servicios y mediciones, hoy buscan potenciar su área de transformación digital con la creación de una OTEC -su segundo spin off- y la expansión territorial por la región.

La historia de la creación de esta scale up -empresas que crecen a tasas de 20% anual- surge hace poco más de una década, cuando los sociólogos José Manuel Morales, Pablo Correa y Francisco Martínez, recién egresados de la universidad, se vieron en un país que comenzaba a abrirse a las temáticas de innovación, marcado por la creación del Consejo Nacional de Innovación y Competitividad, actual Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo (CNID).

Los profesionales quisieron aportar desde su vereda, al detectar brechas en la cultura de innovación. Formaron Brinca y comenzaron a realizar diagnósticos en las empresas, sobre cómo éstas podían generar ideas para resolver problemas de forma sistemática, en las que todos los colaboradores pudieran participar. Contactaron a Teresa Amabile, directora y profesora del Harvard Business School, quien había desarrollado un modelo para medir clima creativo innovador en Norteamérica, y lo adaptaron a la realidad latinoamericana para comenzar a aplicarlo.

José Manuel Morales, CEO y cofundador de la consultora, comenta que su objetivo era realizar una medición robusta que les permitiera hacer planes de acción ante la barrera cultural, “ya que es el problema más duro de las empresas”.

“Había mucho desconocimiento de las compañías porque creían que solo se podía innovar en productos, pero no entendían que también era viable para los servicios, procesos o en el modelo de negocio. En las primeras gerencias de innovación del país se pensaba que el gerente era el que tenía que innovar, sin embargo, él debía orquestar la innovación, movilizar procesos, relacionarse con el ecosistema”, explica Morales.

Ranking C3

A medida que replicaban ese modelo fueron creciendo en negocio y en clientes y en 2013 desarrollaron el “Ranking C3 de Creatividad e Innovación”, un instrumento que mide la inversión, estrategia, sistemas de gestión, cultura y resultados, todos ligados a la innovación. Además, comenzaron a premiar a las 10 empresas y organizaciones que obtuvieran los mejores resultados en cultura de innovación.

Según Morales, este modelo de medición les ha permitido ser el principal benchmark de cultura de innovación en Latinoamérica, con más de 300 firmas y 50 mil colaboradores medidos a la fecha y con un promedio anual de participación de entre 50 y 80 empresas e instituciones.

“El ranking que va en su octava versión en Chile, tuvo la primera edición en Perú en 2020 y en octubre de este año tendremos la versión inicial en Ecuador. Para 2022 esperamos que se aplique en México y Argentina”, adelanta Morales.

Instalación de capacidades e I+D

Tras el crecimiento con las mediciones y adquirir una variada cartera de clientes de industrias como minería, retail, inmobiliaria, proveedores mineros y financiera, Brinca decidió dar un paso hacia la consultoría en 2013, para instalar capacidades de innovación “en base a evidencia científica”.

En ese proceso incorporaron más personal al equipo, provenientes de áreas como diseño, ingeniería, informática y economistas para iniciar el desarrollo de un software en 2015 y el primer spin off -modelo de negocio que nace al alero de otra empresa- de la compañía: Innk.

Morales explica que detectaron que las organizaciones en el mundo de la gestión de la innovación perdían mucho tiempo en la evaluación, selección de ideas y seguimiento de proyectos. Para abordar este problema, crearon un spin off y desarrollaron el software Innk, “que permite digitalizar todo ese proceso”, dice.

Tres años después, en 2018, vino un nuevo hito para Brinca. El tema de la innovación en el país era mucho más potente que cuando partieron, por lo tanto, había más proyectos que estaban surgiendo apalancados por los programas de Corfo y la Ley de Incentivo Tributario a la I+D (Investigación y Desarrollo). En este contexto, compraron la operación en Chile de Iasaf, empresa española dedicada al financiamiento de proyectos en I+D, su cartera de clientes y el equipo de trabajo, incluido Andrés Blake, que se incorporó como director de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) de Brinca.

Esta área, explica el director comercial de la consultora, Alberto Chaigneau, se centra en identificar proyectos de empresas que tengan inversión I+D para acceder a los beneficios de la ley de incentivo tributario y otras líneas de financiamiento existentes, ayudándolos a la formulación de la idea y la rendición técnica y financiera posterior.

“A la fecha hemos ayudado a apalancar más de US$ 10 millones a la ley de I+D y otras líneas de financiamiento de Corfo, con más de un 90% de aceptación de los casos”, afirma Chaigneau.

Transformación digital

Uno de los últimos hitos de la consultora fue generar una nueva matriz de diagnóstico en 2020, denominada “ADN”; la que mide la madurez digital de las empresas e instituciones en cuatro ejes: estrategia, gobernanza, mindset y cultura, para acompañarlas en la instalación de capacidades y gestiones internas asociadas a los procesos de transformación.

“El estudio, además de medir la madurez con las brechas y oportunidades que esto implica, revisa las líneas de producción de la empresa, la estrategia como desafío digital, y capacita a las líneas directivas para que entiendan los conceptos y sistemas para ver cómo esto va afectar”, explica Chaigneau.

Para complementar la medición y servicio de consultoría, en agosto próximo lanzarán Upskill, un Organismo Técnico de Capacitación (OTEC), el segundo spin off de Brinca tras Innk. A través de esta firma, buscan entregar nuevas capacidades a los colaboradores para que puedan adaptarse y actualizarse frente a los desafíos tecnológicos y de innovación.

Chaigneau señala que el crecimiento de la consultora está centrado en el hito de transformación digital y en acompañar a empresas de gran tamaño en la instalación de procesos de la industria 4.0.

En 2020 crecieron 30% respecto del año anterior, y la proyección para 2021 es incrementar la facturación en 40% en relación con 2020 y crecer 35% en número de clientes, los que hoy suman 50.