El caso de Mercado Público:
Gobierno Electrónico y Transformación Digital

Por Cristian Rojas, 22 agosto 2019

Hoy hablamos de la transformación digital, tanto del concepto, como también del impacto que ésta puede tener en las empresas y organizaciones que la implementen. El término se asocia a una integración de distintas tecnologías que permitan a la organización modificar tanto su cultura, procesos y en algunos casos, sus productos. Es así como el impacto de la transformación digital implica ventajas competitivas tanto en el corto como en el largo plazo, principalmente con el objetivo de generar negocios más rentables, así como una mayor eficiencia y eficacia en los procesos.

 

Ahora bien, ¿Qué relación guardan los negocios más rentables o las ventajas competitivas con el Estado? Esta revolución digital suele atribuirse a las empresas y no al Estado, puesto que este último no está inserto en un mercado de bienes y servicios además de no estar inmerso en un entorno competitivo.

No obstante a lo anterior, el concepto de innovación pública existe y se define como el desarrollo de nuevas soluciones, distintas a las ya existentes, que son implementadas por y/o para el sector público a fin de generar valor público (De Vries, Bekkers & Tummers, L, 2015). Ahora bien, aún cuando lo anterior puede resultar poco familiar para algunos, el Estado busca a través de la digitalización e incorporación de tecnologías, la innovación en los bienes y servicios que ofrece.

Parte de este esfuerzo de innovación se da en temáticas relacionadas con la transformación digital a través del denominado gobierno electrónico, el cual se refiere al uso de tecnologías de información en las distintas funciones de la Administración Pública. Esto se materializa en la gestión interna de la burocracia, como el back office de agencias públicas, o bien en la entrega de bienes y servicios, entre muchos otros usos.

Una de las innovaciones más destacadas en el campo de la transparencia y digitalización y, que se relaciona con un apoyo a la economía y control de las actividades administrativas, es  Mercado Público el cual es una plataforma administrada por la Dirección de ChileCompra, institución encargada de gestionar los vínculos con los distintos proveedores de bienes y servicios del Estado. Esta plataforma es donde los 850 servicios del Estado realizan en forma eficiente y transparente sus procesos de compras (Garantía Mercado Público, 2019).

Antes de esta plataforma de ChileCompra, existía la Dirección de Aprovisionamiento del Estado (DAE), que se encargaba de la adquisición, almacenamiento y distribución de todos los elementos necesarios para el funcionamiento de la Administración Pública. Lo anterior no permitía conocer por cuánto y a quién compraba el Estado.Con la creación de esta plataforma digital, se generó valor público a través de la entrega de transparencia y eficiencia del sistema que permite mostrar públicamente qué compra el Estado, a qué proveedores, cuánto gasta y cómo lo hace, lo cual se gestó institucionalmente a través de la Ley Nº 19.886 (Compras Públicas y Reglamento) (Muñoz, 2017).

En esta plataforma, los organismos públicos deben detallar claramente la descripción de cantidad y plazos del servicio; los criterios de evaluación que se aplicarán en el proceso, las garantías asociadas al proceso y las cláusulas de condiciones para la licitación. En tanto, los proveedores deben brindar garantía de que su oferta es seria al presentarse a licitación y garantía de fiel cumplimiento una vez adjudicada la licitación. (Garantía Mercado Público, 2019).

Este es un ejemplo de cómo innovación pública, a través de la transformación digital debiera servir como trampolín para el Estado con el objeto de realizar mejoras en sus servicios a partir de la transparencia y trazabilidad en la información que se genera. Del mismo modo, puede contribuir a la digitalización de sus procesos, contribuyendo al ahorro en insumos y mejoras en la experiencia de usuario (ciudadano) que tienen con respecto a los distintos servicios que entregan.